Carnaval sin pomo

Durante la excursión fotográfica que organicé el fin de semana largo de carnaval salimos a conocer varios lugares dentro del departamento de Tinogasta. Junto a otros amantes de la fotografía pudimos disfrutar de lindas experiencias y aprender un montón sobre fotografía time-lapse, todo acompañado de algunos vinitos y exquisitas comidas regionales.

Ventanas del (y al) pasado

Hace un tiempo visitamos con Karim el pueblo abandonado La Florida, donde todavía hay algunas casas en pie. Me fui fascinado y volví en la primera noche siguiente con poca luz de Luna para hacer algunos time-lapses nocturnos mirando a través de las ventanas de adobe que aun no se derrumbaron.

En tierra de algarrobos

Salimos con Karim en búsqueda de un árbol con forma de arco que habíamos visto hace tiempo en una visita al Campo de los morteros y, aunque costó bastante, lo encontramos (había perdido las coordenadas). Si bien no pude aprovechar la Vía Láctea como quería, hice algunos time-lapses con varios algarrobos muy copados de la zona.

Compartiendo cielos estrellados con otros obsesivos

En el 2019, después de haber grabado varios vlogs y viajado bastante, se me ocurrió que para el 2020 era una buena idea invitar a fotógrafos a conocer Tinogasta y los cielos tan limpios que tenemos por estos lares, en una excursión fotográfica nocturna con varias salidas prácticas. Pero justo llegó el virus que nos complicó la existencia a todos...

Imposible componer

Me enteré que había una cascada en Las Higueritas, a unos 30km de Tinogasta, así que preparé mi equipo y partí hacia allá con la idea de capturar algunos time-lapses de eso junto al cielo nocturno. Siempre digo que si cuesta llegar a algún lugar, seguro te volvés a tu casa con capturas interesantes, pero a pesar de la larga caminata, me costó muchísimo encontrar una composición como la gente cuando finalmente llegué al lugar.

⬅️ Por aquí

Después de 9 meses volví a la RN60 camino a la Cordillera de los Andes en búsqueda de una toma que tenía dando vueltas en la cabeza desde hacía poco más de 1 año. No me quedaba otra que esperar a la época justa para intentar capturarla y a pesar de las complicaciones técnicas, el clima estuvo de mi lado y pude hacer lo que tenía en mente.

Cicatrices

Volvimos al Campo de los morteros con Ivan en búsqueda de fotos y time-lapses interesantes, después de haber visto algunas composiciones a las apuradas la última vez. Si bien el lugar no tiene las inmensas formaciones rocosas que hay en Loro Huasi (lugar de geografía similar), es muy interesante caminarlo entre tantas grietas y huecos marcados por el tiempo y el clima.

Fotografiando la conjunción de Saturno y Júpiter

Hace más o menos un mes pudimos disfrutar del último evento astronómico importante del 2020 y decidí salir a hacer time-lapses de día a noche. La conjunción de Saturno y Júpiter se empezaba a ver al atardecer, por lo que supuse que lo mejor era capturar el evento desde antes que se hiciera visible en el cielo hasta que cayera la noche.

Sin totalidad

La peste no me permitió viajar al sur este año a ver el eclipse solar y lo tuve que observar desde Tinogasta, a ~1700 km de la franja de totalidad. De todas maneras eso no me impidió hacer time-lapses y este año lo capturé usando un teleobjetivo y una montura ecuatorial que aprendí a usar (a medias) un día antes del evento astronómico más importante del año.

Persiguiendo la Luna

En Tinogasta tenemos una montaña conocida como El Gigante dormido, es el perfil de una persona acostada que se puede observar desde diferentes puntos de la ciudad. Desde hace un par de meses estuve investigando y planificando cómo capturar la Luna saliendo por encima del rostro del Don y si bien no todo salió como esperaba, la experiencia fue bastante interesante y aprendí varias cosas nuevas.